Suscríbete gratis a Frases Bonitas

No extraño porque no tengo a quién extrañar, no lloro porque no tengo por quién llorar, no envidio porque nadie es mejor que yo y no odio porque el odio es un sentimiento demasiado grande como para dedicárselo a cualquiera.

No extraño porque no tengo a quién extrañar, no lloro porque no tengo por quién llorar, no envidio porque nadie es mejor que yo y no odio porque el odio es un sentimiento demasiado grande como para dedicárselo a cualquiera.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...